Alarmantes números por violencia hacia la mujer en 2020

A raíz de lo ocurrido en la localidad de Candelaria, la socióloga Carolina Ocar dialogó con Misionescuatro sobre las falencias institucionales y la falta de capacitación para tratar estos temas que se han vuelto urgentes.

CANDELARIA.

A pesar de que existen legislaciones que buscan erradicar la desigualdad que el sistema patriarcal imparte a través de valores disímiles para el hombre y la mujer, tales como la Ley Micaela o la ESI (Educación sexual integral), su implementación aún es progresiva e irregular. En palabras de la socióloga Carolina Ocar es fundamental “problematizar el tema y empezar a tener en cuenta algunos ejes, como la dificultad de implementar políticas públicas y sociales que aborden realmente  la temática” y remarcó que “recién ahora se están capacitando las autoridades nacionales y provinciales en la Ley Micaela”.

En este sentido, considera que es urgente empezar a “desandar” y considerar las problemáticas que atañen a los valores que son impuestos en esta sociedad patriarcal, donde explica que “pone valores en varones y mujeres totalmente dispares” y eso juega un papel que involucra desde los funcionarios públicos hasta los ciudadanos comunes, puesto que no se trata del género masculino únicamente, sino también de las mujeres que son criadas y educadas bajo mandatos de orden machista y conviven en los distintos espacios de trabajo y desarrollo social.

La importancia de la Educación Sexual Integral

Sobre la situación agravante que sucede actualmente con respecto a la violencia de género, Ocar considera que “no podemos apartar la necesidad de una ESI en las escuelas de la necesidad real que tiene que ver  con educar a nuestros niños y jóvenes en una cultura que desande este camino de años y siglos de sometimiento a las mujeres” y por lo tanto entiende como algo fundamental sostener una mirada crítica y con una perspectiva de género de la historia a través de la capacitación institucional “comenzando por los mandatarios y mandatarias que se sensibilicen con lo que pasa en las provincias y los municipios, sobre todo en los jóvenes que ya están inmersos en esta ‘cultura de la violación’ y que aunque haya muchos padres que se resistan a esta clase de debates, las consecuencias están a la vista de toda la sociedad”. Por ello considera ineludible la necesidad de un “camino integral” que contenga una educación que “des-patriarcalice”, es decir, que “saque a nuestros niños y niñas de la cultura machista”.

Así mismo, cuestionó el rol de los medios explicando que “tenemos dificultades para que nuestros hijos estudien la ESI pero no las tenemos para que en medios masivos de comunicación se vean en horarios abiertos, bailes totalmente sexualizados de mujeres muy jóvenes con cuerpos prácticamente desnudos y eso también forma parte de la cultura del sometimiento del cuerpo y la violencia sexual” puntualizó. En esta dirección, Ocar sostuvo que “si seguimos tratando el cuerpo de una mujer como un objeto que puedo tocar, que puedo poseer, que puedo violar” y considera que en este sentido «es muy difícil que podamos salir de esta cultura de la violación», concluyó.

FUENTE MISIONES CUATRO 

Please follow and like us:
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
Instagram